La mayoría de las veces en las que necesitas ensanchar zapatos (en este artículo también te daremos algún truco para ablandar zapatos) es cuando te compras unos nuevos a la moda y sabes que te harán daño en los pies el día que tengas que ponertelos. Es mejor tener en cuenta esta cuestión y prepararlos para evitar roces y rozaduras y que te cree un problema mayor. Por lo general, las causas no suelen ser que te estén pequeños de talla, puesto que te los has comprado en una zapatería donde te los has probado. Si por el contrario, los zapatos (sneaker, zapatilla deportiva, calzado deportivo o el que sea) los has adquirido online todas las tiendas suelen tener tablas donde especifican las medidas de cada una de ella, pero suelen variar. Lo normal es tener zapatos que aprietan en la zona de los dedos del pie  porque son demasiado estrechos

Si ya has agotado las posibilidades de devolver o cambiar el calzado y necesitas agrandar zapatos, en este artículo te voy a dar unos consejos y diferentes pasos que puedes hacer para darlos de sí y no comprometer la salud de los pies. Estos son una parte muy importante de nuestro cuerpo puesto que soportan la presión y el peso del mismo. Hay que mimarlos siempre para eliminar los diferentes problemas que puedan surgir por el uso inadecuado del calzado. Además de que podrás disfrutar de esos zapatos perfectos que ya tenías o empezar a hacerlo si son nuevos. Pasarás un día inolvidable sin preocuparte de otra cosa que no sea pasarlo en grande.

TRUCOS PARA ENSANCHAR ZAPATOS EN CASA

Antes de decirte los métodos que funcionan y más usados y de como agrandar unos zapatos, te voy a decir cuánto se pueden estirar. No pienses que aumentarán varias tallas. Ni que se alargarán. Básicamente es hacerlos más holgados. Puedes conseguir agrandar zapatos una talla o media, pero es muy complicado. Además de que se pueden deformarse. Por lo general, es para darle más anchura y que no te aprieten. Sobre todo en las uñas y dedos del pie donde las formas del zapato suele ser más estrecha, más común en los de mujer. Las hormas para zapatos de hombre siempre son más anchas y dan menos problemas.

  1. Si usas trucos caseros te saldrá más económico, pues se utilizan cosas que hay en todos los hogares. Usarlos en casa con previsión, será la mejor consejo de como dar de si unos zapatos antes de que te los vayas a poner. Pon crema hidratante por el interior del zapato y en tus pies intentando no manchar el exterior para que deslice mejor.
  2. Si no te han servido los trucos anteriores habrá que pasar a remedios más arriesgados. Ponte unos calcetines bien gorditos y ponte los zapatos. Coge el secador de pelo y dale aire caliente a la zona que quieras ablandar. Después deja enfriar con los calcetines y los zapatos puestos en tus pies. Este truco es efectivopara focalizar la zona en la que me aprietan los zapatos o me rozan.
  3. Si coges papeles de periódico húmedos (advertencia: la tinta del papel puede dejar manchas en los zapatos, tenlo en mente para zapatos abiertos)y los introduces en tus zapatos bien apretados los podrás moldear. Deja que seque con paciencia y cuando estén listos pontelos. Deberías notar como te ajustan mejor y no te aprietan tanto como antes. Con un trapo intenta limpiar las manchas de tinta que hayan podido quedar en la suela para no mancharte los pies, las medias o los calcetines.
  4. Para zapatos de piel es efectivo aplicarles humedad como vapor de agua, pero cuidado que pueden agrietarse. Otra manera es con alcohol. Mezcla en un bote con un aplicador de spray mitad de agua y mitad de alcohol. Aplícalo por la superficie interior y exterior del zapato. Introduce los papeles bien prietos u hormas para zapatos y deja secar. Pruebatelos para comprobar que te están perfectos. Ten en cuenta que los de piel de gamuza se manchan con mucha facilidad y que pueden quedarles manchas. Prueba con un calzado viejo que no uses o en zonas que no se vaya a ver porque luego costará mucho eliminar esas manchas.
  5. Otro de los trucos que mejor funcionan es coger bolsas herméticas de congelar. Las rellenas con agua, no del todo, y las pones en el interior de los zapatos.Mete los zapatos en otra bolsa e introducelos en el congelador. Al congelar el agua se expandirá y presiona el material del calzado para estirar los zapatos. Cuando los saques deja descongelar un rato y pruebatelos.

Otros tratamientos que podrás realizar en casa pero que necesitan de herramientas y productos semi profesionales son:

  1. Comprar hormas para ensanchar calzado. Deben ser diferentes para cada zapato, una para el pie izquierdo y otra para el pie derecho. Hay algunas extensibles que sirven para varios números o tallas. Otro de sus usos, aparte de para estirar zapatos, es para conservar y mantener las formas del zapato cuando los guardasen el armario y no los usas con asiduidad.
  2. Sprays para ensanchar zapatos de piel. Es la manera un poco más profesional del método del alcohol y agua del que hemos hablado antes. Pero añade otros cuidados al material como el brillo y la suavidad al resultado final.

MÉTODOS PROFESIONALES PARA ENSANCHAR ZAPATOS: HORMAS

Si no tienes ganas o no te fías de hacerlo en casa siempre puedes acudir a un zapatero. Esta persona es un profesional que realizará un trabajo personal y cualificado. Si solo es ponerle unas hormas de zapatos no suele ser caro (entre 4 -10 euros). Los zapateros también suelen usar una máquina llamada Paulina. Esta máquina es el banco de trabajo del zapatero (profesional de los zapatos ;P). En ella se hacen y se trabajan los zapatos. Se ancha el calzado introduciéndolo en una horma para agrandar zapatos y se le aplican aire caliente por donde ven que es necesarios ensancharlos, dependiendo de lo que haya demandado el cliente.

Estos son las diferentes maneras que tienes para agrandar zapatos. Puedes optar por hacerlo en casa o acudir al zapatero e intentarlo con alguna horma para zapatos. Si vas a usar algún método con unos zapatos caros asegúrate que puede que ocurra algún imprevisto, por lo que yo te recomendaría que probases antes con otro par y que mires el material del que está hecho el calzado para evitar males mayores.